MÚSICO, ¿SE NACE O SE HACE? DESARROLLO DEL TALENTO

Seguro que más de una vez os habéis preguntado si para llegar a ser un gran músico deberíais haber nacido con alguna cualidad especial o si con el trabajo constante es suficiente.

¡Tranquilos! Preguntarse si con el talento se nace o es algo que se puede desarrollar en el tiempo, es el debate universal en el que todos hemos reparado alguna vez.

La verdad que es una pregunta de difícil respuesta. Para detectar si un niño tiene talento es necesario que hayan pasado los primeros años de vida y así observar cómo se desenvuelve en diferentes escenarios reales que precisen de sus habilidades. Por eso, no podemos aseguraros al 100% si necesitamos de talento innato para ser un músico, aunque cierto es que ayuda.

¿Qué os parece si nos detenemos en la segunda premisa de la cuestión?  

Y EL TALENTO ¿SE DESARROLLA?

¡Claro que sí! Y vamos a compartir las claves que el pedagogo y filósofo Gregorio Luri considera necesarias para ellas. 

Gregorio Luri, orgulloso maestro y especialista en filosofía, educación e historia, considera que, para desarrollar el talento, necesitamos de dos ingredientes: la capacidad atencional y la insistencia en el desarrollo.

Gregorio Luri - Imagen Ignacio Gil para ABC
Gregorio Luri – Imagen de Ignacio Gil para ABC

¿QUÉ ES LA CAPACIDAD ATENCIONAL?

No es otra cosa que la capacidad de concentración, de atención. Capacidad de volver inmediatamente a aquello que estabas haciendo.

Pensadlo bien: ¿cuántas veces, mientras estáis practicando ese pasaje tan difícil, se os ha ido el santo al cielo? Esa desconexión atencional es algo normal y más hoy en día. Vivimos en una sociedad sobre estimulada en la que prima la inmediatez de respuesta a ese estímulo y, además, tenemos que dar respuesta a numerosos estímulos simultáneamente.

Un estudiante necesita todo lo contrario a lo que la sociedad demanda: pausa, reflexión y paciencia. Focalizarse en un punto y mantener la concentración en el mismo.

Pero, ¿cómo podemos desarrollar la capacidad atencional? Luri menciona tres vías humanistas: la música, las matemáticas y la lectura lenta.

Nosotros, los músicos y estudiantes de música, ya contamos con la música como vía para desarrollar la capacidad atencional. Precisamos de un trabajo lento, pausado, consciente y repetitivo para hacer nuestra la partitura y superar de manera solvente las dificultades que esta pueda presentar.

Respecto a las matemáticas, Luri señala que siempre han sido una buena herramienta gracias a ese planteamiento de hipótesis y resolución de problemas que requieren de detención y focalización.

En la lectura, insiste en que sea lenta para poder procesar y comprender aquello que estamos leyendo.

Nos atrevemos a extrapolar estas tres vías al campo musical, ya que la música es matemáticas, es métrica rítmica, formal y estructural y, además, la música es un lenguaje que debemos leer con detenimiento para poder hacer nuestro y comunicar al oyente.

Es muy importante que en todo este proceso de trabajo de la capacidad atencional, hagamos hincapié en el segundo ingrediente que señala Luri: INSISTENCIA EN EL DESARROLLO.

MODELOS DE HÁBITO AL TRABAJO

Para ello es necesario que  los adultos – familias y docentes – entremos en la ecuación del aprendizaje como parte activa del mismo.

Debemos mostrarles modelos de hábito al trabajo, al interés y a la constancia en las tareas diarias que compartimos con ellos o en las que ellos observan en nosotros. Somos una referencia y modelo de conducta para ellos, en todos sus procesos de aprendizaje. Tanto en casa como en el aula, compartimos mucho tiempo juntos y debemos enseñarles a utilizar las herramientas necesarias para focalizar su atención, insistir de forma adecuada y no rendirse ante las dificultades del aprendizaje.

Y vosotros ¿creéis que el talento se puede desarrollar?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *